Sobre la Web de denuncia de la Generalitat de Catalunya

La Generalitat ha creado una página Web titulada «Colaboración ciudadana contra la violencia urbana«. Se trata de una galería de imágenes de ciudadanos, extraída de las cámaras de videovigilancia del centro de la ciudad de Barcelona, supuestamente (por lo de la presunción de inocencia) involucrados en los actos de violencia del día 29 de marzo (2012).

Quería hacer varios comentarios sobre este hecho.

  • No es cierto que la denuncia sea anónima. El nombre, DNI/NIE y teléfono o email son campos obligatorios en el formulario de contacto con la policía autonómica. No coincido con quienes dicen que la acción de la policía autonómica creando el portal sea ilegal. Si un caso, inmoral.
  • No obstante, coincido con Versvs en que se haya desplegado la tecnología de videovigilancia (control) con tanta facilidad, y que otros elementos de la administración electrónica, más baratos y que favorecerían a toda la población, o bien no se pongan en marcha, o no den abasto. El registro civil en Barcelona es un escándalo. ¿Saben que cuando pedí hora para casarme tuve que volver tres meses después, porque era octubre, yo quería marzo, y «nadie había comprado la agenda/calendario del año siguiente para poder anotarlo»? ¿Y qué piensan del «cuelgue» monumental de los servidores de Hacienda la otra semana, cuando a demasiados ciudadanos les dio por pedir el borrador el mismo día? Hay claramente una infra-infraestructura en áreas claves del servicio al ciudadano. Y llevan así muchas décadas.
  • Vaya por delante que es público que denosto a los destrozadores del mobiliario público. Pero pretender solucionar todos los problemas de convivencia a base de videovigilancia es estúpido. Surge enseguida el acostumbrarse a una situación nada normal, representado por la muletilla «no tengo nada que esconder». A quienes lo piensen, recuerden que detrás de toda cámara hay un ojo mirando, que en ocasiones decide fijarse en tus braguitas (o en las de tu hija). La videovigilancia «a granel» no es buena, y hay otras maneras de lograr un entorno más seguro. Miren, un ejemplo práctico. Ayer paseábamos por un parque cerca de casa y unos tipos tenían a sus perros sueltos. Se encararon con nosotras (los perros), reclamamos (a los amos) y adivinen cuáles fueron más animales. Total, que tras recibir una buena docena de insultos y hasta un par de amenazas de muerte, simplemente llamamos a la policía, que se personó a los pocos minutos y les cantó la cartilla, es decir, la ley: a atar a los perros, poner bozal a los perros grandes, y una invitación a callarse la boca para los animales de dos patas.

Honestamente, si la administración me diese a escoger qué hacer con el dinero de mis impuestos, descuelguen las cámaras y métanselas donde les quepa. Mejor me dan una buena policía de barrio que vele por la convivencia.

4 comentarios sobre “Sobre la Web de denuncia de la Generalitat de Catalunya”

  1. Kozzak está haciendo también un seguimiento de la evolución de este tema. Hoy me llegó un pingback desde un post suyo que no veo ahora… creo que lo ha dejado bajo moderación para terminarlo o aglo así 🙂

  2. Ei! Voy escribiendo a trompicones (però se me escapan pings :)) La verdad es que me quedé helado cuando vi lo del Aldy… Más al venir todo justo después de la conversación sobre ciudades inteligentes, la web de los Mossos, los trabajadores del Aldy, los que espían a los trabajadores del Aldy… Será que ahora me fijo más 😉

    Por cierto comentaba también, que en la polémica web ya se colgaron fotos de menores (que han sido retiradas) y la fiscalía ya está estudiando si abre investigación para determinar la legalidad de dicha web…

    A ver si estoy más atento, hasta pronto!

  3. El espacio público agobiantemente videovigilado es una de los logros del Estado policial en el que estamos entrando, con mucho sigilo y engaño gracias al maquillaje de la gran Prensa.
    Por otra parte mientras la ley define quién es bueno/malo o quién es pacífico/violento, nuestra gran Prensa demoniza interesadamente a una minoría que utiliza una violencia limitada a bienes materiales (públicos y privados. De momento, las únicas víctimas reales son los manifestantes gravemente heridos por la Policía). Resultado: clamor general de «Ley y Orden» por encima de cualquier consideración, faltaría más, pero la Ley la hacen unos indignos políticos, la Prensa la dirigen potentes empresarios que tienen muy claro de parte de quién hay que estar. Y el Orden no es más que conseguir que todo siga igual para provecho de unos pocos.
    No, no quiero caer en la trampa de demonizar a esos violentos. No los voy a aplaudir pero tampococo los voy a apedrear en la plaza pública. Mi pacifismo me impide romper un plato pero si tengo que elegir entre «violencias» mi comprensión se acercará más a la de algunos desesperados por haber comprobado la aparente inutilidad de sentarse pacíficamente para que les aporreen salvajemente.
    Creo que Chomsky tiene razón cuando declara el fracaso de esa violencia pues el Estado siempre será mucho más violento, y lo comprobamos en otros países.
    Pienso que tenemos claro que hay que cambiar el Sistema para avanzar a una Democracia Real en la que la mayoria, respetando a la minoría, decida cómo organizarnos, pero con la legislación actual (el 70% viene ya cocinada y lista para servir desde Bruselas) no es factible, y las leyes sólo las pueden cambiar los políticos ¿Qué hacer si estos no quieren cambiarlas? Llevamos tiempo pidiéndoselo educadamente. La violencia conduce a mayor violencia. El 15M ha sido modélico pero ahora que incluso Gandhi podrá ser considerado un semiterrorista y aporreado ¿qué más nos queda? Pongo este vínculo que pretende explicar este asunto: http://www.lahaine.org/index.php?p=61354 (es bilingue)
    Disculpas por la extensión del rollete.

  4. Artesano: solo tengo dos palabras. Descomposición social. Y algunas más: prevalencia de la porra y la pelota de goma. Tres para acabar: Triste, triste, triste.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.