La Red de Miniposts Distribuidos (RMD) cumple un año

El twitter, como expuse en el artículo anterior, de microblogging tiene bien poco. Más bien se trata de una pseudoconversación cacofónica utilizada: 1. para avisar a sus amigos de que uno se va a dormir, 2. para hacer seguimiento de potenciales clientes.

Fue en este contexto que los exploradores electrónicos se pusieron manos a la obra a reinventar este nuevo concepto. Nació la RMD, una manera de hacer miniposts de forma distribuida tal y como dice su nombre. Lo de distribuido es porque cada cual escribe los microposts en su blog particular (si es WordPress, simplemente hay que añadir un plugin). Estos microposts se agregan en un RSS particular, y cada cual (tus amigos, quien te quiera seguir) se puede suscribir a ese feed RSS y ver cada vez que insertas esos contenidos.

Ventajas: 1. si se cae un dominio (si se cae twitter) no se queda la gente «colgada» al ser verdaderamente distribuido, 0% centralizado. 2. pues para mí una cosa muy importante es que dichos microcomentarios están en tu casa (en tu blog) y además son fácilmente trazables (mediante el feed RSS). Cosa un poco más difícil de hacer con el twit de las narices. Por lo tanto: persistencia y posibilidad de trazarlos mediante un servicio Web tan pero que tan estándar como RSS.

Ahora, RMD acaba de cumplir un año. Lo explica David de Ugarte en su moleskine.

Yo lo he celebrado instalándome el plugin de RMD en La Vigi, y publicando este primer postecito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.