OpenGoo: Un cielo con miles de nubes

 

Miles de nubes para cloud computing
Miles de nubes para cloud computing

Ayer estuve probando OpenGoo, la plataforma de software libre de ofimática on-line (estilo Google Docs) que ayer tanto se comentó en la blogosfera. Vale la pena leer la reseña de Versvs para saber responder la siguiente pregunta: Si ya existe GoogleDocs, ¿para qué sirve OpenGoo?

 

Internet nació libre y distribuida por naturaleza. En la actualidad estos dos atributos están en peligro (o incluso en entredicho, lo cual es peor: la gente ha perdido la noción de por qué la libertad es buena). Por lo de libre, tenemos todo lo que la Unión Europea está intentando legislar a través de sus enmiendas-torpedo. Por lo de distribuida, tenemos al gigante Google, que lo está intentando acaparar todo: el buscador por supuesto, pero además proporcionan las aplicaciones online (la famosa nube): Gmail, Blogger, Google Reader… también intentan poner un pie en el mercado de la banda ancha en sí (la WiFi de San Francisco, los supuestos centros de datos subterráneos por todas partes), como espectacular tenemos noticia del satélite de Google para sus fotos de Google Maps y Google Earth, y finalmente, quien no haya leido sobre su nuevo navegador Google Chrome es que no ha estado en este planeta desde hace 15 días. Conclusión: todos estamos entusiasmados con los servicios gratuitos de Google y los usamos más y más… dándoles tanto control de nuestra actividad online, dándoles tanto poder en todos los mercados involucrados que un día de estos le cambiarán el nombre a Internet, la renombrarán GoogleNet. Y entonces, ¡adiós a la naturaleza distribuida! Google balanceará la carga de sus servidores siguiendo el famoso paradigma «cloud computing» (informática en la nube), y eso es una cierta distribución, pero para lo que importa, nuestra percepción, Internet será una cosa controlada centralmente, será Google simplemente. Si no lo paramos, claro.

De ahí viene mi sueño. Tengo un sueño, como Martin Luther King. Mi sueño es un cielo, Internet, sin un enorme nubarrón gris amenazante sobre nuestras cabezas. Mi sueño es un cielo con miles, millones de nubecitas blancas, como de algodón. Donde cada cual obtenga su «cloud computing», sus aplicaciones online, de una de estas nubecitas: la que más confianza le dé, la que mejor servicio le dé… y que una vez decidas saltar a la nubecita de al lado, ¡que haya nubecita donde saltar! Aplicaciones online sí. Son tan cómodas y prácticas que (a menos que haya un desastre y la conectividad se reduzca drásticamente) no hay vuelta atrás una vez te liberas de las limitaciones de tener tus cosas en un disco duro y tener que preocuparte de hacer que estén disponibles (por ejemplo cargando con tu portátil) cada vez que viajas. Pero ¿vale la pena prostituir el espíritu de Internet solo por tu comodidad? No hay respuesta fácil, y lo bueno es que gracias a iniciativas como OpenGoo NO HAY QUE ELEGIR. OpenGoo nos permite tener miles, millones de nubecitas, con las aplicaciones online dispuestas a ser usadas. Lejos de las garras de Google.

Lo dicho: ayer instalé OpenGoo en lavigi. Mi nubecita blanca es cada vez más potente. Y mediante este post invito a quien quiera probar esta plataforma de ofimática online a que se ponga en contacto conmigo para que le cree una cuenta en mi OpenGoo. Os invito a utilizar mi nubecita en Internet.

6 comentarios sobre “OpenGoo: Un cielo con miles de nubes”

  1. Hola,
    lo primero es lo primero, me encanta este blog, espero que sigas asi.

    Despues de leer este post, me he decidido a escribite. Sé que Google a hecho y hara muchas cosas que le alejarán de aquel ‘Don’t be evil’, pero no creo que la realidad sea como la pintas. Te puede gustar Google(o no) y te pueden gustar(o no) sus metodos, modelo de negocio o poder.

    Pero decir que nadie esta obligado a usar sus servicios, por lo tanto, no creo que vayamos a estar en un escenario tan dramatico como el de todo es Google en la red, simplemente porque en ese caso ya no habria red tal y como la conocemos. Francamente no creo que eso vaya a suceder.

    Google es potente, y cada vez mas, pero no creo que ese potencial lo halla conseguido de otra forma que no sean servicios mas que buenos. La verdad es que cuando leo tus opiniones sobre Google, pienso que hablas de otra de las grandes.

    Hasta pronto.

  2. Ohhhh yo no me lo había instalado en el momento de ver tu post, a pesar de que ya había bajado la última versión: ahora sí lo he hecho. Está muy guay, me gusta que la agenda haces click y ya te pregunta para añadir evento. Otras agendas opensource tenían una interfaz algo más desfasada 🙂

    A Markel: no estamos aún en la GoogleNet (afortunadamente), pero no soy tan optimista como tú. Si hay una frase para definir a Google, no es ni «el mejor buscador» ni «do no evil» ni nada de eso. La frase que mejor define a Google (desde sus inicios) es infraestructura como ventaja competitiva. Miles de computadoras, decenas de datacenters repartidos por el globo para darte la respuesta en 1 segundo. ¿para hacerte más feliz ahorrando tiempo? Decir «sí» a esa pregunta es sólo una parte de la verdad. Lo cierto es que dándote la búsqueda en 0.04 segundos en lugar de en 0.09, Google te da el doble de búsquedas por unidad de tiempo (el doble de anuncios por unidad de tiempo, el doble de clicks, el doble de pasta que se llevan). Lo cierto es que para al rebajar ese tiempo al máximo lo que sí consiguen es expulsar de la carrera por «ofrecer resultados rápidos» a cualquier otro competidor. ¿Tienes un buscador maravilloso? Más te vale tener cientos de miles (se calcula que Google tiene casi medio millon de computadoras en su red) de máquinas tirando del carro… o habrás perdido.

    Es otra manera de hacer valer la posición dominante. Es por eso que ofrece (a pecho abierto) almacenar y poner la potencia de procesador para todas esas cosas que ahora podemos hacer en sus servicios. Sube la apuesta y gana al póker como ganan en las películas (poniendo en la mesa más pasta de la que el otro se puede permitir).

    Y esa situación no va a detenerse: es la paradoja del control de internet, en una internet cada vez más grande, son cada vez menos los que tienen la infraestructura necesaria para conectar dos nodos en el tiempo necesario para evitar que esos dos nodos bostecen esperando…

    Y no me enrollo más, estoy abierto a réplicas, por supuesto. Pero coincido con La Vigi en que hay que intentar convertirse en un pequeño nodo, cada uno sus cosas y las de aquellos a los que esté dispuesto a ayudar (porque les pueda la pereza, porque no tengan conocimientos, porque no tengan medios) a salir de los servidores de Google/Yahoo!/Microsoft/Amazon.

  3. Markel:

    Lo primero, me alegro muchísimo de que te guste el blog. ¡Gracias por tu comentario!

    En lo que respecta a Google, yo tengo muy claro que Google no es ni bueno ni malo: sencillamente es una empresa. Su objetivo es hacer beneficios y garantizar su continuidad. La continuidad se obtiene manteniendo un precio decente en bolsa y creciendo, creciendo para que sea imposible que una empresa competidora la compre. Esto las empresas lo intentan a base de sacar el máximo provecho a sus ventajas competitivas. Si estas son grandes, se da un efecto «masa crítica» (o bola de nieve): una empresa puede literalmente «barrer» a la competencia y entonces tenemos un monopolio. Y en situación de monopolio, es fiesta loca para la empresa: los precios que le dé la gana, la (poca) calidad de servicio que les apetezca. Para eso existen los organismos que regulan la competencia. Y Google está creciendo descontroladamente… en todos los frentes, prácticamente sin excepción, relacionados con Internet.

    El otro aspecto es que el efecto secundario (externalidad negativa) de que a Google le vaya tan bien, es que se deforma, se varían los atributos intrínsecos a Internet (libre y descentralizado) que tan buen resultado han dado durante la última década para una proliferación y flujo de información sin precedentes en la historia de la humanidad. ¡¡Este punto lo ha explicado muy bien Versvs!!

    Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.