Escándalo en Francia: empleado de la cadena televisiva TF1, despedido por ejercer su derecho a opinar en la esfera privada

Sarkozy es una vergüenza para la República Francesa. Vía El Mundo me entero que en la cadena de televisión TF1 han despedido al responsable de innovación por el siguiente delito: en su tiempo libre y desde su correo personal, ejerció de ciudadano responsable y se puso en contacto con el diputado de su distrito electoral para explicarle que está en contra de la ley hadopi (la de la desconexión a Internet).

Parece ser que no es solo Ignasi Guardans el que considera que las personas que se toman en serio las instituciones democráticas y contactan con sus representantes son unos radicales a los que hay que ignorar. Porque este diputado pasó la misiva al ministerio de cultura, desde donde rápidamente fue enviada al dueño de la cadena, un amigo de Sarkozy, quien a su vez despidió al empleado, argumentando «fuertes diferencias con la estrategia de la cadena».

Insistimos: en 200 años, nada ha cambiado. No quieren ciudadanos con todo lo que la palabra conlleva. Quieren dóciles borreguitos, o mejor dicho… individuos cínicos que mucho se quejan pero no mueven un dedo para resolver eso de lo que se quejan. Cuando alguien levanta la cabeza ejerciendo sus derechos… ¡garrotazo! como en el juego ese de feria en los que a martillazos aporreas gusanitos emergentes.

Os dejo deberes: ¿cuántas irregularidades se han cometido en esta cadena de vergonzosos eventos? Redacción de 100 palabras en los comentarios 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.