¿Película de risa? No, prensa económica de hace año y medio

Investigando para un artículo sobre «la crisis» y buscando un nombre adecuado en castellano para «hedge fund», me he topado con este artículo de abril del 2007 en El Economista. ¿Su título? Los ‘hedge funds’ llegan al mercado, ¿estará el ahorrador español preparado para ellos? Qué descubrimiento, me estoy partiendo de risa. Su lectura, en vista de la situación actual de la economía mundial, es muy reveladora.

Veamos:

(…)los expertos creen que los primeros en catar este nuevo sabor serán los clientes de banca privada y aquellos con formación financiera, que puedan entender riesgos específicos de estos productos como la baja liquidez.

Y es que al ciudadano paletillo no experto le podría entrar miedo con un producto tan «sofisticado». Seguimos leyendo «un testimonio»:

«Se puede hacer difícil entender que pueda estar hasta tres meses sin recibir el dinero si el cliente no tiene cierta capacidad financiera y experiencia en los mercados».

¿Hasta tres meses? Un poco «understatement», que dirían los anglos, ¿no? ¿Qué tal el riesgo de comprobar que el contenido del hedge fund es una nube de vapor (o una pila de mierda), de dimensiones tan enormes que es capaz de tumbar a un bicho como Lehman Brothers, y levantarte una mañana y descubrir que ya no tienes ahorros? He leído un par de cartas al periódico de chavales espabilaos que perdieron todos sus ahorros por haber consultado con un «asesor financiero» que no les explicó en qué metían el dinero y a qué se exponían. Pero ahora veo leyendo este artículo que ni siquiera la prensa especializada lo explicaba! Para ser honestos, sí había una pequeña explicación sobre estos paquetorros financieros.

Se trata de productos que invierten en una gama de fondos de distintos estilos hedge existentes, que van desde comprar y vender acciones (Long Short) a hacer arbitraje entre la deuda de compañías que están en situaciones de quiebra, pasando, entre otros, por los invierten en futuros de cualquier tipo de materias primas.

Pero no lo duden, todo muuuy seguro.

Eso sí, todos los gestores hacen hincapié en la experiencia y los conocimientos que tienen las casas en las que trabajan en el mundo de la inversión alternativa.

Porque claro, insistimos, el mayor riesgo de estos productos es su baja liquidez.

Pero atención, en la mayoría hace falta solicitar la retirada del dinero con una antelación de hasta 45 días y se puede tardar en recibirlo hasta dos meses. Es decir, en un fondo de liquidez mensual que calcula su valor el día 1 de cada mes, un inversor que anuncie que quiere sacar su dinero el 16 de abril, podría tardar en recibirlo hasta agosto en el peor caso.

Insisto, me estoy partiendo la caja. Me voy a dar de baja del videoclub, con esto tengo diversión para el resto de mis días. Venga, me voy a buscar los planos de las torres gemelas y en especial de su esqueleto de acero a prueba de impactos de jets en sus plantas superiores… pero para acabarme el bono del videoclub voy a sacarme una de Rambo, más que nada para ver a los gringos codo con codo con los talibanes pegándose de piños con los ruskis malos-malísimos.

5 comentarios sobre “¿Película de risa? No, prensa económica de hace año y medio”

  1. Algo parecido pasaba con el mini-programa «Mi Cartera» en telecinco, cuando ya se veía que algo raro estaba pasando, ellos insistían q era un buen momento para invertir en bolsa debido a bla bla bla…
    Al cabo de un mes se hundieron prácticamente todas.

  2. Yo tengo muy claro desde hace al menos 5 años que la bolsa y el casino de Montecarlo son más o menos lo mismo, con una diferencia: en la bolsa, los que juegan lo hacen con dinero ajeno. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.