Archivo de la categoría: vigilancia

Cámaras en el Lidl, servicios secretos quieren saber quién viaja en el metro.¿Alguien se extraña?

Rápidamente, dos noticias de las que llaman la atención. En Alemania se denuncia que la cadena de supermercados Lidl espía a sus empleados mediante cámaras de videovigilancia. Se toma nota incluso de las idas y venidas al lavabo (vía El Periódico de Aragón). Y en el Reino Unido, los servicios secretos (MI5) exigen que se les dé toda la información de utilización del metro de Londres registrada mediante el sistema de tarjeta RFID «Oyster Card» (vía Versvs, él proporciona los links a la fuente original).

Y yo me pregunto, ¿alguien se extraña? Está claro que cuando hay información, por muy personal que sea, a alguien se le ocurrirá la manera de sacarle partido. ¡Por eso necesitamos leyes modernas que velen por nuestros derechos!

TR10: infiere la realidad a partir (de no tan futuros usos) del móvil

El otro día leyendo la revista MIT Technology Review me encontré con esta perla de artículo: TR10: Reality Mining. El título es muy sugestivo: da a entender que a base de explotación de datos (o data mining) se puede inferir la realidad.

Copio y pego (en inglés), luego traduzco:

«Some people are nervous about trailing digital bread crumbs behind them. Sandy ­Pentland, however, revels in it. In fact, the MIT professor of media arts and sciences would like to see phones collect even more information about their users, recording everything from their physical activity to their conversational cadences. With the aid of some algorithms, he posits, that information could help us identify things to do or new people to meet. It could also make devices easier to use–for instance, by automatically determining security settings. More significant, cell-phone data could shed light on workplace dynamics and on the well-being of communities. It could even help project the course of disease outbreaks and provide clues about individuals’ health. Pentland, who has been sifting data gleaned from mobile devices for a decade, calls the practice «reality mining.»

«Hay gente que se pone nerviosa por dejar un reguero de migajas digitales tras ellos. Sandy Pentland, no obstante, se regocija con esto. De hecho, a este profesor del MIT de artes en los medios y ciencias le encantaría que se recogieran todavía más datos sobre sus usuarios, registrando todo, desde su actividad física a sus cadencias de conversación. Con la ayuda de ciertos algoritmos, afirma, esa información nos ayudaría a identificar cosas que hacer o personas a las que conocer. También podría hacer que los dispositivos fuesen más sencillos de utilizar, por ejemplo, podrían determinar automáticamente los parámetros de seguridad. Más importante, la información que proviene de teléfonos móviles podría aclararnos bastantes dudas sobre dinámicas en el lugar de trabajo y en la salud de las comunidades. Incluso podría ayudar a proyectar el progreso de la propagación de enfermedades y proporcionar pistas sobre la salud de personas concretas. Pentland, que lleva una década filtrando datos recogidos de teléfonos móviles, llama a estas prácticas «explotación de datos de la realidad».

A esto, señor Pentland, le llamo yo «mi peor pesadilla«.

Y lo malo es que está en marcha. En el reciente World Mobile Congress (3GSM para los amigos), tuve la oportunidad de darme una vuelta por el stand de NTT DoCoMo (la Telefónica japonesa), y allá me topé con un modelo de móvil que servía para ir al gimnasio, porque disponía de unos sensores que recogían ciertos parámetros vitales de su propietario: ritmo cardiaco, podómetro, etc.

Como no encuentro mi foto de dicho teléfono junto a una cinta de correr, aquí os dejo un link a un artículo de un foro de «fitness» australiano sobre un dispositivo similar desarrollado por Samsung, el miCoach.

El gobierno de Ciudad de México saca a concurso plan para videovigilancia masiva

Leo en El Economista que el gobierno del DF ha publicado un concurso para la dotación de un sistema de videovigilancia que cubra todos los rincones de la enorme capital.

Resumidamente, serán 8.019 videocámaras, con un sistema «inteligente» que permita detectar disparos de arma de fuego, leer matrículas de automóviles, y reconocimiento facial.

Dice Marcelo Ebrard, jefe de gobierno del DF, que en París tienen un sistema similar. Y todo esto en nombre de la seguridad, claro que sí.

No acaban de aclarar: cuáles son las normas de conducta para el organismo que controlará este sistema de control poblacional (y de la delincuencia también, claro, pero no obviemos el factor de control social). ¿Quién vigila al vigilante?

Artículo en El Mundo sobre la videovigilancia extrema en la ciudad china de Shenzen

Shenzen, ciudad meridional, es la viva imagen de la transformación de China. En 30 años ha pasado de ser un pueblecito de pescadores a una megalópolis de 12 millones de habitantes y centro high-tech del país.

El gobierno chino está experimentando allá un sistema de videovigilancia extrema: carnets de identidad con chips RFID, base de datos de ciudadanos exhaustiva, cruzamiento (data mining) con Hacienda y con Sanidad, y una extensa red de videocámaras, más de 200.000, capaces de detectar los rasgos. Centro de control donde si te apunta la cámara, se ve en pantalla tus enfermedades, tus deudas, tus delitos, el número de hijos.

Todo esto en un Estado donde hay represión, censura, nada de democracia y donde la pena de muerte se aplica alegremente a miles de personas cada año.

Leed el artículo: http://www.elmundo.es/elmundo/2007/12/09/internacional/1197171410.html .

Espantoso: Kevin Warwick y su sistema de "trazabilidad de niños"

http://www.elmundo.es/elmundo/2007/11/18/ciencia/1195408188.html?a=460e278f7da660fed5dcf213ad3e5428&t=1195465055

El tipo no da detalles porque ya tiene pre-vendido su sistema, pero dice este científico de lo cyborg que en un par de años estará disponible en el mercado un novedoso (y barato) sistema para realizar trazabilidad de niños «que hubiese sido muy útil en el caso Madeleine». Dice Kevin que ha recibido miles y miles de emails de padres interesándose por su sistema tras la que se lió en la prensa con el triste caso de esta niña inglesa.

Menos mal que también comenta en el artículo de El País que «podría haber dilemas éticos» pero pasa de puntillitas.

Es una barbaridad. ¿Cuántos millones de niños pasan las vacaciones con sus padres en el Algarve? ¿Cuántos han desaparecido? ¿¿No es perverso que por un terrible evento que resulta ser uno entre un montón de millones se marque como a las vacas y se condene a un seguimiento de por vida a una generación de seres humanos??

Padres: si os importa un pimiento los futuros derechos de vuestros hijos, y el argumento de que es más probable que le caiga un rayo al niño a que lo secuestren en la playa no vale porque lo queréis «proteger» a toda costa, pensad en esto. Si a Rockefeller le arrancaron la oreja cuando lo secuestraron, ¿no harían estragos los secuestradores de un niño rico con un cuchillo de cocina intentando localizar el chip o dispositivo implantado en el niño? Y si el chip no es subcutáneo sino implantado en un sitio de más difícil acceso… ¡¡pues más miedo da esto del cuchillo!! Menudo avance en la «seguridad de tus hijos».

La videovigilancia y la privacidad – caso "estaba borracho, neng"

Todos tenemos presentes la horrible agresión, captada a través de las cámaras de videovigilancia, del imbécil de Santa Coloma de Cervelló que le pegó una patada en la cara a una adolescente ecuatoriana a gritos de «¡inmigrante! ¡inmigrante!» y que el día siguiente se disculpó con un «no me acuerdo de nada, estaba borracho y punto, neng». Por no explayarme demasiado, solo diré que a este chico habría que detenerle y hacerle pasar una noche en la cárcel con un par de compañeros de celda que también estén «borrachos para que al día siguiente no se acuerden de nada». Pero hoy quiero hablar del otro chico del video, el que ni se inmuta ante los hechos que presencia.

Leo en La Vanguardia que esta persona ha puesto denuncia ante la policía autonómica catalana porque su rostro salió en la cinta de videovigilancia, y por ende en la tele y en todos los medios de comunicación de medio mundo. Sus vecinos lo han reconocido y ahora cuando va por la calle le increpan su apatía y le llaman cobarde (y seguro que otras cosas mucho más desagradables). Esta persona denuncia que no se ofuscara su rostro en la filmación (tal y como sí hicieron con la víctima), que se violara su privacidad, y esto está afectando su imagen y su vida cotidiana. Un infierno, vaya.

Desde luego que lo que (no) hizo el testigo es totalmente despreciable «visto desde la comodidad de mi sofá». Pero si nos lo replanteamos en vivo y en directo, ¿quién le pone el cascabel al gato? ¿Quién se encara con un tipo de tu altura, corpulencia y quizás una navaja en el bolsillo que se muesta así de violento? ¿Quién soy yo para decir que el tipo es un cobarde? ¿Cómo puedo saber la naturaleza de su estancia en el país? Si las autoridades insisten en catalogar a ciertos conciudadanos como «ilegales» y «extraditables», ¿quién soy yo para reprocharle a alguien no querer «meterse en líos»? Hay ciertas situaciones que fomentan el individualismo y egoísmo en nuestra sociedad, y este es un ejemplo bien claro: que por defender a alguien te pase algo malo a ti.

Para este hombre el impacto de la videovigilancia en su privacidad sí ha supuesto una degradación en su calidad de vida. ¿Decidirá el juez que alguien es culpable de la filtración del video? ¿De la escasez en el pixeleo de su rostro? ¿Podrá ejercer sus derechos ante el propietario del fichero de datos? Y ya de paso, ¿¿¿Qué significa ejercer tus derechos ante el propietario del fichero de datos en una grabación de videovigilancia???

http://www.lavanguardia.es/lv24h/20071025/53405626272.html

Antena 3 lo informa meses después que La Vigi: Microsoft desarrolla el PC que detecta tu estado de ánimo

En febrero de este año lo dijimos: Microsoft investiga cómo utilizar los estados de ánimo en la interface de usuario. Si estás dormido no te pondrá cosas que requieran mucha atención; si estás depre, no te mostrará aquel email de Recursos Humanos en que te informan que estás despedido… porque hace quince minutos en tu cabeza estabas recordando amablemente a los ancestros de tu jefe.

Esta pequeño microrrelato es suficiente para ver la implicación de privacidad que tiene el sistema. Antena 3, en cambio, lo obvia totalmente.

http://www.antena3.com/a3noticias/servlet/Noticias?destino=../a3n/noticia/noticia.jsp&sidicom=si&id=13218501
http://www.lavigilanta.info/2007/02/microsoft-un-pc-que-lee-el-pensamiento_7077.html