Archivo de la categoría: Sociedad de la información

¡Cat Signal! Exígele a la ONU que Internet siga siendo libre

Algunos lectores recordarán que hace ya casi un año se formó la Internet Defense League (y nos unimos a ella), una iniciativa muy seria aunque de aspecto desenfadado para aprovechar la capilaridad de la blogosfera para emitir alertas de eventos o acciones que pongan en peligro la libertad en Internet.

Pues bien: hoy hemos recibido la primera «cat signal«.

Si en agosto leiste este artículo y te parece que ceder control de Internet a la ONU, donde tanto países verdaderamente democráticos como países donde el respeto a la libertad es un chiste tienen el mismo poder (a ecnonomía equivalente) es una muy mala idea, ahora es el momento de expresar tu malestar, porque HOY la ITU (organización adscrita a las naciones unidas) se reúne para acordar precisamente tomar control de la infraestructura base de Internet.

Que no lo hagan sin que se escuche nuestra opinión. La traducción al español es atroz, de acuerdo, pero firma la petición.

Si quieres entender las razones profundas de la «actual crisis» (y cómo salir) tienes que leer esto…

Este libro ha saltado a la primera posición de lecturas pendientes. El modo de producción P2P es lo último que han producido desde Las Indias. Me gusta todo de ello.

En primer lugar por cómo practican algo que a mí me encantaría poder hacer: primero desarrollar y pulir ideas en torno a posts y subsecuentes debates en el blog, y cuando surge algo con suficiente empaque, escribirlo de forma integral y coherente en un libro – y además hacerlo en tiempo récord. Este libro es ejemplo de ello.

En segundo lugar, porque el tema es fascinante. Si tú también crees que «la crisis» va más allá de la prima de riesgo y «los injustos mercados que castigan a España sin motivo», tienes que leer esto. Los indianos son de los pocos que cogen el toro por los cuernos y dicen lo que hay: la escala óptima de producción (por escala entendamos el tamaño de una organización, óptimo no os lo voy a explicar, ¡producción tampoco!) ha cambiado a lo largo del tiempo a medida que cambia la tecnología, el nivel de productividad y la topología de comunicaciones. Esta escala óptima está reduciéndose (los que trabajéis en una multinacional y os quejéis día sí, día también, de que haya tanto incompetente suelto y de lo difícil que es arrancarle una decisión a la organización lo experimentáis a diario). Los dinosaurios comienzan a pasar hambre y el mundo está convulsionado. En el libro aprenderemos quiénes son los pequeños mamíferos en esta historia de extinción. La pista está en el título de la obra.

Haced como yo, ¡leedlo y participad de la discusión!

Rusia y China, esos paladines de los derechos humanos, reclaman más control de Internet

Karlsplatz de Múnich renombrada Pussy Riot Platz, 21 agosto 2012

Vía la newsletter de EDRi leo que los gobiernos chinos y rusos están pidiendo que una agencia de la ONU poco conocida, la Unión Internacional de Telecomunicaciones, se erija en el organismo de control de Internet.

Hasta ahora la UIT se ha centrado en aspectos más técnicos, como la promoción del protocolo IPv6 (el que ha surgido para extender la cantidad de direcciones IP disponibles). En septiembre de 2011, esos garantes de las libertades y los derechos humanos, Rusia y China, apoyados por Uzbekistán y Tajikistán (que también han implementado controles de Internet por motivos políticos, entre otros) propusieron a la Asamblea General de la ONU la creación de un código internacional de conducta relacionado con la seguridad de la información y con el objetivo de establecer normas y reglas de estandarización del comportamiento de los países en relación con la información y el ciberespacio, dirigidas por los gobiernos.

Lean estas palabras de Putin dirigidas al presidente de la ITU, verán que la petición es extenderse a asuntos relacionados con el control:

«Gracias por las ideas que habéis propuesto. Una de ellas es el establecimiento de control internacional sobre internet aprovechando las capacidades de monitorización y supervisión de la Unión Internacional de Telecomunicaciones».

Está claro que escuece que mucho del andamiaje que hace que Internet se mantenga de pie se gestione desde Estados Unidos (ICANN, IANA) y es hasta cierto punto lógico que los países que no están en la esfera de Washington reclamen que esto se transfiera al «club de todos los países excepto Taiwan«. La Unión Europea, a través de Neelie Kroes, no ve necesaria la medida. Y es que en el fondo se trata de una guerra por el control sobre la estructura de transmisión de información más poderosa del mundo. El problema, para mí, son los efectos secundarios de que sean «gobiernos anti-personas» los que dicten las normas de conducta en Internet y los que controlen (valga la redundancia) sus mecanismos de control.

Dicho esto… ¡Libertad para las Pussy Riot!

Nos hemos apuntado a la Internet Defense League

Internet Defense League
Como podéis ver en la barra de la derecha, en ¿Quién vigila al vigilante? nos hemos apuntado a la Liga de la Defensa de Internet.

¿Por qué? Porque nos gustan las cosas que hace la gente que está detrás de todo esto. Igual que los que hicieron The Story of Stuff. Tratar de hacer que el público en general se interese en cosas muy serias es una tarea muy loable… y hercúlea.

¡Y qué diantres! Porque ¡nos encanta el gato! ¡Y nos encantó que se proyectara en plan «batisímbolo» en edificios emblemáticos de varias ciudades del planeta!

Adiós a Feevy

Vía Las Indias me entero que BBVA elimina su servicio Feevy el 20 de julio. Si sois habituales de este blog, notaréis la parte derecha de la pantalla inusualmente pobre y vacía. Ahí es donde aparecía mi Feevy, con los últimos mensajes de mis blogs de referencia.

Recientemente en breves de la vigi copiaba y pegaba lo siguiente (de Jaron Lanier):

“The only hope for social networking sites from a business point of view is for a magic formula to appear in which some method of violating privacy and dignity becomes acceptable”.

(La única esperanza que tienen las redes sociales desde un punto de vista de negocio es que aparezca una fórmula mágica que haga que la violación de la privacidad y la dignidad se convierta en algo aceptable).

Vamos, que el modelo de negocio de los servicios Web gratuitos no existe más allá de la venta de datos personales, atascarte de anuncios. Y como se ve recientemente que esto no da los resultados esperados, éstos van a desaparecer en masa. Es sintomático que uno de los primeros en eliminar estos servicios gratuitos sea precisamente un banco, están el el ojo del huracán (por razones obvias) y tienen que sanear y cortar donde pueden.

Un motivo más para apostar por soluciones de software libre y autogestionadas. Cada vez más vale la pena ser autosuficiente.

Aquí estoy de Movistar: geolocaliza a tus familiares

Leo que Movistar acaba de lanzar su producto «Aquí estoy». Por un módico precio (6 €/mes) puedes tener controladas a cinco personas de tu elección (que también tengan teléfono móvil con Movistar).

Pueden adivinarlo: estoy triste. Sí, es «por tu seguridad y por tu tranquilidad» (ese abuelito que se pierde, ese adolescente díscolo…). Pero es un elemento más en la erosión de la percepción de lo que es el control. Cada vez nos parecerá mejor (o lo que es lo mismo: menos malo) que se nos vigile, que se guarde una traza de nuestra ubicación en cada momento. Y es que, a pesar de lo que dice el refranero popular, a lo malo también se acostumbra uno.

Ya saben: lo de las ranas otra vez.

Infografía sobre los «Spy Files», la filtración de Wikileaks sobre empresas de vigilancia y monitorización

Spy Files Infografía

Abrimos este mes de diciembre del año anterior al del fin del mundo con la noticia de la filtración, a través de Wikileaks, de información sobre 283 empresas de vigilancia, espionaje y monitorización que cuentan entre sus clientes con regímenes… como en un chiste de Eugenio: ¿No democráticos? Sí. ¿Democráticos? También, también.

Ayer me encontré con esta infografía en Owni.eu que muestra dicha información en modo fácilmente comprensible para humanos apresurados y curiosos, y de título provocativo y sugerente: The United Nations of Surveillance (las Naciones Unidas de la monitorización y vigilancia).

A GoDaddy se le atragantó la SOPA

danica patrick car racer and godaddy image
La propuesta de ley estadounidense SOPA es verdaderamente contraproducente a todos los niveles. Caso de que se apruebe, agárrense los machos y aprendamos a vivir en un entorno digital donde no sabes ni de dónde te vienen las hostias, ni tendrás modo de reclamar cuando *alguien de EEUU* bloquee todo tráfico a tu sitio Web solo por tener una foto donde posas con un hombre-anuncio vestido de Bob Esponja (y sin pagar los royalties que te toquen por haber posado con él, claro). Por decir cualquier tontería inocente que hará que incumplas con la ley.

Pero ahora, antes de ser aprobada, también está habiendo empresas damnificadas, por torpes en comprender las necesidades de sus usuarios, por supuesto. Si ya Microsoft y Apple se deslindaron de SOPA tras haberla apoyado inicialmente (y es que no hay que ser un lumbreras para darse cuenta de lo nociva que va a resultar y la mala prensa que trae consigo), vienen los de GoDaddy, la empresa de hosting y de registro de dominios low cost estadounidense, y la pifian de verdad. ¿Qué hicieron? Pues el 23 de diciembre no se les ocurre otra cosa que anunciar a los cuatro vientos que apoyan la ley SOPA (ya no hay acceso al texto original, lo han borrado, este link es una imagen del original). Se lió la marimorena. Los clientes de GoDaddy obviamente no están de acuerdo con esa postura, y comienzan a postear para reclamarles esa posición. Apenas 24 horas después, GoDaddy se desdice y anuncia que deja de apoyar SOPA. A buenas horas, mangas verdes.

La gente empieza a cambiar sus dominios de registrador (dejando de ser clientes de GoDaddy) y se organiza un boycott de la empresa en toda la regla. Se decide que hoy, 29 de diciembre es Dump GoDaddy Day (el día de abandonar GoDaddy). A río revuelto, ganancia de pescadores, así que la competición directa de GoDaddy, Namecheap.com, se apunta al carro de forma poco sutil y publicita que este 29 de diciembre es «Move your domain day» (día de cambiar tu dominio de proveedor). Surgen voces pidiendo que pare la locura y que se actúe contra los que son verdaderamente responsables de SOPA, pero es algo tarde. El boicot avanza, y los siguientes, lógicamente, son los dominios de alta visibilidad que están registrados con GoDaddy. Se lanza ByeDaddy, un sitio donde se listan dichos dominios muy populares, y que proporciona una herramienta para comprobar si un dominio está con GoDaddy o no, proporcionando así la herrmienta que falta para realizar un boicot completo a GoDaddy: si no eres cliente suyo, sencillamente deja de acceder a los sitos Web de sus clientes.

Si usan esa herramienta con www.lavigilanta.info, verán que aquí somos clientes de GoDaddy. Paquete completo: nombre de dominio y hosting. ¿Qué opino de ellos? Mi experiencia hasta la fecha ha sido buena. No he tenido ningún problema ni con los dominios ni con el hosting. Me he acostumbrado a sus herramientas de gestión, me resulta cómodo trastear en GoDaddy. Pero en lo que concierne al caso entre manos, creo firmemente que en lugar de gastar dinero en poner a chicas de buen ver en su página principal, mejor deberían invertir en buenos profesionales del marketing y de gestión de relación con sus clientes. Me pongo el gorro hipócrita de la multinacional anglosajona: piensen lo que piensen, es un deber modular el mensaje adecuándolo a lo que quiere oír el cliente. No hacerlo es no ser profesional. ¿Dejaré GoDaddy? Pues fíjense que sí, pero ni de coña hoy, porque el departamento de transferencias de dominios seguro que está colapsado. Cambiaré de proveedor en cuanto entre en vigor SOPA. De hecho, buscaré un proveedor de hosting fuera de EEUU y fuera de España -la LISI tampoco es santo de mi devoción-. ¡Acepto sugerencias!