¿Esto de qué va?

En el mundo hay muchas cosas que me interesan. Soy un ser humano que vive en sociedad. Y soy informática. Me apasiona la intersección de ambos aspectos, y en este momento estoy especialmente pendiente de los efectos en las libertades personales de los individuos que tiene la nueva hornada de tecnologías de la información y la comunicación. Desde que todos vamos con el móvil a cuestas y allá donde vas hay una red de datos: sea WiFi, sea una red personal (bluetooth), sea el dichoso GPRS; desde que es más barato un giga de disco duro que un paquete de pipas; y desde que parece ser que a todos nos ha dado por hablar en un mismo idioma que diría Gloria Estefan (XML) pues la cantidad de información nuestra que se captura, que se almacena, que se transmite y que se puede cotejar es impresionante.

Desde hace ya un par de añitos envío a un grupo especial de personas todas las referencias al tema que encuentro en prensa, en la web, o donde quiera que sea. Sirva este blog como repositorio de dichas referencias de ahora en adelante, y si además esto genera un debate con sustancia, pues tanto mejor.

Empezamos con uno de ayer…

Tecnologías de la información y la comunicación, libertad individual, derecho a la privacidad. ¿Cómo lograr que los avances en lo primero no afecten negativamente ni a lo segundo ni a lo tercero?