La transición del blog a la red social, la desestructuración del mensaje y la neutralización de la libertad de información gracias a Internet

Es una idea que llevaba tiempo dándome vueltas a la cabeza: cómo gracias a las redes sociales cada vez más gente escribe, pero a la vez cada vez lo que se escribe es más aquí te pillo aquí te mato, mucho más desestructurado, llegando al punto (twitter, actualizaciones de facebook etc.) de soltar una frase aquí, otra allá, emitiendo un discurso (a simple vista) desquiciado y, honestamente, sin pies ni cabeza. Seamos EnriqueDanseros y llamémosle a esto algo “fancy” como “la atomización del mensaje” pero en realidad y la mayoría de las veces es una dispersión tal del contenido, que ni a mensaje llega.

Anteriormente pensé que gracias a los blogs la gente estaba aficionándose a escribir, hasta que me cayó el veinte (me di cuenta) de que los blogueros en su gran mayoría eran los que en su vida pre-electrónica emborronaban papeles aquí y allá (con diarios personales, libros a medio escribir, cartas al periódico…). Bueno, estos y los profesionales con empresas de blogs que se nutren de publicidad y que en ese afán de postear, postear y postear para que no se “caiga” la audiencia, se han convertido en expertos en el noble arte del copiar y pegar. En aquella época tenía el corazón dividido respecto al fenómeno. Por un lado, el hecho de que las ideas de ciudadanos más o menos anónimos fuesen accesibles para quien tuviese un interés suficiente en el tema como para hacer un par de buenas búsquedas en Google es revolucionario. Pero también pensaba que era una lástima que los autores de algunos blogs tan bien escritos se centraran tanto en sus posts que no tuviesen tiempo de escribir algo más serio y estructurado (hasta que llegó Versvs y escribió la sociedad de control y me desmontó esa teoría, ¿o me dio la excepción que confirma la regla?). Pero el aspecto revolucionario de ofrecer nuevas maneras de informar de algo a quien quiera leerlo es tan importante,así como las comunidades de interés que se pueden formar gracias al noble arte de enlazar a otros contenidos o blogs, que los beneficios eclipsan al resto de dudas alrededor del asunto.

Si seguimos con el tema de los blogs, ya hemos comentado aquí que en los últimos tiempos parece este fenómeno estar sufriendo el acoso y derribo tanto de las autoridades (la UE proponiendo, y a un pelo de exigir, el registro de los bloggers antes de que puedan publicar una palabra) como de los medios de comunicación tradicionales (el grupo PRISA y muchos más acusando a Internet de ser la “madre de los rumores” e incluso de producir un desplome en bolsa… eso si un caso se lo achacamos a la falta de profesionalidad de los brokers que no contrastan sus informaciones, ¿no?). Y justo ahora, en la revista Wired sale un artículo del gurú de turno diciendo que tener un blog ya no mola porque huele a 2004. Que ahora lo más in es estar en una red social y twittear aggg twittear… (siempre el piar de los pájaros electrónicos estos).

¿Casualidad? No lo creo. Intento menos obvio de neutralizar el poder de los ciudadanos de a pie de denunciar y corregir las desinformaciones a las que nos vemos abocados día sí, día también, por el poder establecido mediante la prensa tradicional (a la tele ya ni la menciono, eso es circo, no información). El censurar no funciona bien ante la opinión pública (véase caso Frikipedia, que ha hecho que hasta mi madre le tenga manía a la SGAE, véase reacción ante la propuesta de registro de bloggers por parte de la UE), así que han dado paso al plan Bque la gente deje de publicar información persistente, fácilmente ubicable y que pueda resultar de más o menos riesgo para ¿el poder? ¿el sistema establecido? Dales Facebook, Bebo, Twenti, MySpace y deja que envíen media frase aquí y allá acompañada de una foto. Dales Twitter y déjales que informen al mundo entero y sus amigos en particular de que están jugando un partidillo de fútbol o que.. sí, que están “petaos” de tanto correr tras la pelota y se van a dormir.

(Hay un universo de diferencia entre twitter y otras redes de microposts como la genial por distribuida creada por los Exploradores Electrónicos, la RMD. No estoy por supuesto en contra del uso de herramientas novedosas –crear un post para escribir una frase es un engorro, cierto, y si esa frase es información valiosa pues no compartirla es una oportunidad de comunicación perdida-, tampoco estoy en contra de que la gente se divierta y sienta la necesidad de decir a sus amigos que se va a dormir, todos necesitamos ratos de banalidad en nuestra vida. Estoy en contra de la demonización, denostación, y posterior neutralización del fenómeno blogger mediante herramientas azucaradas. Si es que no hemos cambiado tanto con el tiempo, y ya desde los romanos el pan y circo ha funcionado a la perfección…)

Leave a Reply

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>