Stuff y los modelos económicos sostenibles

Stuff. Cosas, trastos, “pongos”, libros, CDs. Poco a poco los vamos acumulando y llega un momento en el cual nos damos cuenta que han invadido totalmente nuestros hogares y nos ahogan con su presencia. Tener muchas cosas pesa, tener un número creciente de cosas en un espacio que no se expande agobia.

Típicamente ese momento nos llega cuando incursionamos en la mediana edad, es decir, cuando nuestro poder adquisitivo está en su nivel más alto, cuando tenemos más capacidad de comprar más cosas. En dicho punto hay solamente tres cosas que podemos hacer: 1. desarrollar un síndrome Diógenes y seguir acumulando hasta el punto de no poder hacer vida normal en casa. 2. incrementar el espacio, es decir, mudarnos a una casa más grande, o 3. cambiar de hábitos de consumo, dejar de comprar indiscriminadamente cosas que ocupan espacio físico y hacerlo solamente en situaciones de sustitución, solo si algo deja de funcionar o se deteriora.

Ahora pensemos en clave de industria editorial. Obviamente, una de las primeras cosas que dejas de comprar son libros: la visión de esas estanterías llenas a rebosar desalientan. Uno descubre la biblioteca pública del barrio, se saca el carnet y descubre el placer de tener a su disposición miles de ejemplares sin que le abarroten el hogar. Y para verdaderos insaciables que no pueden esperar a tener entre sus manos ese texto para el que hay lista de espera, la idea de un dispositivo electrónico que proporciona una experiencia de lectura aceptable, que por muchos libros que contenga no ocupa más espacio, y mediante el cual podamos acceder (sea comprando o de otra manera) a títulos en cualquier hora del día, no puede ser más atractiva.

No obstante, en la edición internacional de El País del sábado, en su suplemento Babelia para ser más exactos, me topé con un artículo titulado “Diseño Inteligente (de libros)” en el que narraban que la lucha de las editoriales “contra el libro electrónico” se centra en un rediseño de las ediciones en papel (nuevas cubiertas, nuevos márgenes, nuevos tipos de letra…) para hacerlas más atractivas a los lectores consumidores.

Entre los culturetas que dirigen las editoriales españolas ¿no habrá estrategas capaces de olisquear el mercado, intentar ver cómo será el mundo en el futuro y adecuar su oferta a dicho futuro? No hay hogar que por problemas de espacio aguante el nivel de adquisición de libros que requiere la industria editorial para sobrevivir. No hay verdadero amante de los libros que sea capaz de tirar unos cuantos a la basura para hacer espacio para más libros. El libro electrónico debería ser la panacea para el sector editorial. ¿Por qué, entonces, lo consideran “el enemigo a batir”? ¿No se dan cuenta de esta grandísima contradicción?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.