Archivos de la categoría censura

Se fue uno de los buenos… Descanse en paz, Aaron Swartz

Todos han escrito sobre ello. Tim Berners-Lee. Cory Doctorow. Lawrence Lessig. Hay palabras de expertos en informática forense. Por supuesto, ha hablado la familia. Hasta la supuesta víctima de su supuesto crimen, JSTOR, que retiró la denuncia, también ha hecho un comunicado público. El MIT no retiró la denuncia y ahora informa que van a abrir una investigación al respecto. Se ha montado una petición a la Casa Blanca para destituir a la fiscal del caso.

Sí, se trata de Aaron Swartz y su suicidio.

Los hechos son conocidos. Aaron era un gran defensor de que la información fluyese libremente. Ya de adolescente escribió una aplicación Web similar a lo que acabó siendo la Wikipedia; en su juventud se encargó de “liberar” documentación de millones de casos judiciales en Estados Unidos; recientemente fue uno de los activistas más prominentes en la lucha contra PIPA/SOPA, y la última acción; la que finalmente le ha jodido la vida, fue bajarse prácticamente todos los contenidos del sitio JSTOR, que almacena documentos académicos, usando un método muy sencillo llamado “scraping”: escribes un script sencillito que simula que te estás conectando a una página a través de un navegador normal y le das al botón de “guardar” clicando con tu ratón – la gracia de hacerlo en un script es que un ordenador lo puede hacer muchísimo más rápido tantas veces como sea necesario, y lo puso en marcha con un portátil que escondió en un armario del MIT desde el cual se podía conectar a un cable de red.

¿Cuál fue el lado conflictivo de esta acción? Primero, meter un ordenador en un armario sin llave del MIT, segundo, incumplir con los términos y condiciones de uso de JSTOR (sí, ese rollo de páginas y páginas que nunca nos leemos y siempre decimos estar de acuerdo). JSTOR de hecho retiró la denuncia una vez supo qué había pasado, qué había sobrecargado sus servidores. El MIT, para su vergüenza viendo lo severo de la pena que se le venía encima a Aaron, no los retiró. A Aaron le iba a caer todo el peso de la ley, y después algo más: parece ser que a alguien le convino hacer de éste un caso ejemplar, y era prácticamente seguro que le iba a tocar pasar algo de tiempo en la cárcel y antes perder todo su dinero y el de sus allegados intentando evitarlo.

Dicen los expertos que es imposible acharcarle a un solo evento la pérdida de ganas de vivir que precede a un suicidio. Pero también es cierto que hay muchas maneras de matar a alguien. Sea como fuere, hemos perdido a un jovencísimo y talentoso miembro de la sociedad.

Descanse en paz.

¡Cat Signal! Exígele a la ONU que Internet siga siendo libre

Algunos lectores recordarán que hace ya casi un año se formó la Internet Defense League (y nos unimos a ella), una iniciativa muy seria aunque de aspecto desenfadado para aprovechar la capilaridad de la blogosfera para emitir alertas de eventos o acciones que pongan en peligro la libertad en Internet.

Pues bien: hoy hemos recibido la primera “cat signal“.

Si en agosto leiste este artículo y te parece que ceder control de Internet a la ONU, donde tanto países verdaderamente democráticos como países donde el respeto a la libertad es un chiste tienen el mismo poder (a ecnonomía equivalente) es una muy mala idea, ahora es el momento de expresar tu malestar, porque HOY la ITU (organización adscrita a las naciones unidas) se reúne para acordar precisamente tomar control de la infraestructura base de Internet.

Que no lo hagan sin que se escuche nuestra opinión. La traducción al español es atroz, de acuerdo, pero firma la petición.

Pakistán prohibe todo tráfico encriptado y uso de redes privadas virtuales

Paloma mensajera en el alero de un tejado
La autoridad de telecomunicaciones de Pakistán (PTA, por sus siglas en inglés) ha dado orden a las empresas proveedoras de Internet de que bloqueen todo el tráfico encriptado de sus redes (The Tech Herald, en inglés).

No solo eso. También les ha dado orden de que instalen y mantengan (a su propio coste) sistemas de traza y monitorización de comunicaciones de la PTA. Sumando ambas medidas, el resultado es este: todo lo que circule por la red en Pakistán será visible para las autoridades.

En Pakistán la comunicación libre entre personas libres ha dado un salto atrás de siglos. Siguiendo en la línea de posts anteriores, ahí va otra idea de negocio para allá – la cría de palomas mensajeras.

Fin de una era, la democrática: Blair lamenta la introducción de la ley de transparencia informativa “porque dificulta las tareas de gobierno”

A principios de septiembre Tony Blair presentó su autobiografía, “A Journey” (un itinerario/viaje). El libro ha sido diseccionado por la prensa de tal manera que casi ni vale la pena leerlo entero: los trozos interesantes ya los conocemos (¡e incluso han sido frívolamente “twitterizados”, reducidos a 818 palabras y escritos como si Blair fuese en realidad Adrian Mole!).

Entre los trozos ampliamente conocidos hay uno que en casa nos ha horrorizado por el cinismo que representa. Es una “quitada de careta total”, una patada en el estómago de los principios democráticos dicho así, sin siquiera intentar camuflarlo. Resulta que Blair lamenta solamente dos decisiones en sus 13 años de gobierno, una de ellas la creación de la “freedom of information act”, la ley de transparencia informativa, por la siguiente razón: “dificulta las tareas de gobierno”.

Esa ley es la joya del movimiento que durante los últimos 5 años se ha venido en llamar “governance” (¿gobernabilidad?), clásico ya en las multinacionales que cotizan en mercados bursátiles estadounidenses (debido a la ley Sarbanes-Oxley), pero en su vertiente ámbito público. Decir que es un impedimento darle acceso libre al ciudadano a la información sobre las decisiones, los gastos, beneficios y consecuencias de las acciones emprendidas por personas que se supone han sido escogidas por el pueblo y actúan en su nombre es una barbaridad, creo que en Atenas se escuchan ruidos extraños y resulta ser Pericles que se retuerce en su viejísima tumba.

Esto es más viejo que los amaneceres. Quien manda tiene la tendencia natural a querer hacer y deshacer a su antojo, sin que nadie se entere o le pueda juzgar. Si no hay manera de controlar al que manda entonces estamos ante un déspota, tirano, que se representa a sí mismo. Solo cuando hay manera de auditar dichas acciones es que al gobernante se le puede hacer responsable de sus acciones cuando de mala fe vayan en contra de los intereses de sus representados.

En fin, triste día para esa cosa inventada por los griegos hace 3.000 años, y para el futuro de las libertades, cuando Tony Blair dejó tan claro que para gobernar lo mejor es hacerlo en condiciones de autocracia y tiranía.

Lo que no se dice sobre el asunto de Google en China

Google_China_headquarter_in_Beijing

Está en todos los periódicos: Google acusa al gobierno chino de intentar “hackear” las cuentas de Gmail de unos cuantos disidentes chinos y por esa razón decide dejar de censurar los resultados de su buscador en China.

Por si a alguien le interesa, ahí va mi análisis.

Yo creo que se trata de una medida oportunista de Google para “lavar su imagen”, cada vez más dañada al ser evidente que Google no es solamente historia de éxito de unos cuantos geeks simpáticos. Google es una empresa que cotiza en bolsa y por lo tanto se comporta como una empresa. Su objetivo es 1. ganar mucho dinero y 2. crecer para evitar que llegue un pez más grande y le haga una OPA. El resto le importa un pimiento. Es normal que le cambiasen aquel lema tan geek y poco profesional-MBA de “don’t be evil”, creo que fue lo primero que hizo Eric Schmidt, el consejero delegado, cuando aterrizó a la empresa.

Sigamos con el caso chino. Google tiene “dos buscadores” en China. Uno es google.cn, el que se gestiona desde sus oficinas en Beijing, que es el que censura los resultados. El otro es el Google normal de toda la vida, Google.com, cuyos servidores están fuera de China y que no filtra los resultados (aunque si estás en China, obviamente al clicar un link relacionado con Falun Gong o el Dalai Lama, el “Great Firewall of China”, o enorme cortafuegos que limita el acceso a los sitios externos que el gobierno no quiere que se vean desde su país, se encargará de que ese link no se abra).

Lo que Google dice ahora no afectará para nada a Google.com, solo a Google.cn, y en caso de que Google deje de rasurar resultados y el gobierno en consecuencia decida cerrar ese buscador, el resultado sería que las oficinas de Google en China cerrarían y sus 700 empleados pasarían a ser desempleados.

Mi hipótesis es que Google quiere cerrar esas oficinas y aprovecha esto para hacer un paripé que le suba la popularidad a nivel mundial, aludiendo a la censura y al pasado de refugiado político de Sergei Brin para llevar esto a cabo. Mi comentario para Sergei: ¡a buenas horas, mangas verdes, macho! Qué raro que precisamente ahora te empiece a molestar la censura…

Y es que desde que Kai-Fu Le dejó Google en septiembre de 2009, la empresa ya no es lo que era. Y no es que fuese gran cosa – el buscador de referencia en China es Baidu, y para que nos hagamos una idea, la mayoría de internautas en China ni siquiera saben cómo se escribe la URL de Google. Lo que se ve es que los esfuerzos de Kai Fu Le desde el 2005 no han tenido el efecto deseado por la multinacional gringa, y lo que yo añado es que si una figura de referencia con el caché, estatus y contactos con la empresa y el “establishment” chino ya ha abandonado el barco, poca esperanza queda.

Lo que me intriga, aunque los estrategas de Google seguro que lo han pensado muy bien, es que hayan “quemado un puente” tan importante. Ofender al gobierno chino, hacerles “perder cara” internacionalmente es una acción que difícilmente dejará de tener repercusiones y se me antoja difícil que Google pueda volver a intentarlo en China. Mi última hipótesis del post es que Google dan la batalla por perdida, han tirado la toalla, y no ven manera de competir ni a corto ni a medio plazo con las pujantes iniciativas chinas en Internet. Pero repito, de todos los sitios del mundo donde no es conveniente salir de manera abrupta y con malos modos, China el primero de la lista. El tiempo dirá si los 5 minutos de aparecer como el chico bueno en la prensa les ha merecido la pena.

China: todos los PCs vendidos a partir de julio deberán llevar software espía de monitorización

Me he enterado a través de ChinaSmack que el gobierno chino no va a permitir que se vendan PCs a partir de junio que no vengan configurado con su producto 绿坝·花季护航 (Escolta Juvenil Dique Verde), en principio para que los niños no puedan acceder a contenidos indecentes, en realidad para que todo el tráfico de red (y actividad) del PC sea monitorizado por papá Estado.

Hay muchas lecturas a esto, y no soy yo quien va a defender que un gobierno vea lo que hacen sus ciudadanos, pero antes de poner a parir a los chinos, piensen Sarkozy y la ley HADOPI, piensen en el “deep packet inspection” de British Telecom mediante Phorm, no me sean euronacionalistas, por favor.

Escándalo en Francia: empleado de la cadena televisiva TF1, despedido por ejercer su derecho a opinar en la esfera privada

Sarkozy es una vergüenza para la República Francesa. Vía El Mundo me entero que en la cadena de televisión TF1 han despedido al responsable de innovación por el siguiente delito: en su tiempo libre y desde su correo personal, ejerció de ciudadano responsable y se puso en contacto con el diputado de su distrito electoral para explicarle que está en contra de la ley hadopi (la de la desconexión a Internet).

Parece ser que no es solo Ignasi Guardans el que considera que las personas que se toman en serio las instituciones democráticas y contactan con sus representantes son unos radicales a los que hay que ignorar. Porque este diputado pasó la misiva al ministerio de cultura, desde donde rápidamente fue enviada al dueño de la cadena, un amigo de Sarkozy, quien a su vez despidió al empleado, argumentando “fuertes diferencias con la estrategia de la cadena”.

Insistimos: en 200 años, nada ha cambiado. No quieren ciudadanos con todo lo que la palabra conlleva. Quieren dóciles borreguitos, o mejor dicho… individuos cínicos que mucho se quejan pero no mueven un dedo para resolver eso de lo que se quejan. Cuando alguien levanta la cabeza ejerciendo sus derechos… ¡garrotazo! como en el juego ese de feria en los que a martillazos aporreas gusanitos emergentes.

Os dejo deberes: ¿cuántas irregularidades se han cometido en esta cadena de vergonzosos eventos? Redacción de 100 palabras en los comentarios ;)