Category Archives: Materiales (media)

Si estas empresas con información personal fueron vendidas por tanto… ¿cuánto valen tus datos?

Hoy en Twitter me he encontrado con este gráfico: “famous tech acquisitions, cost per user” (compras notorias de empresas de tecnología, coste por usuario)

Aparte de cosas que sucedieron durante el burbujón dot com de principios de siglo (compra de Geocities), este gráfico es interesante.

Si Google pagó 111,11 dólares por cada usuario de Flickr, ¿cuánto dinero espera ganar con las fotos de cada usuario? ¿y por la información contextual sobre el usuario que proporciona cada una de esas fotos?

Da qué pensar.

Agents of S.H.I.E.L.D., hackers y Aaron Swartz

skye
La última serie a la que me he aficionado es Marvel: Agents of S.H.I.E.L.D. Es inevitable, pasé la infancia, adolescencia y juventud leyendo todo lo que caía en mis manos, y afortunadamente mi hermano mayor tenía unos amigos “tipo Sheldon” que sacaban dinero de no sé dónde para comprarse todo cómic y novela que se publicaba en España, que le prestaban dicho material, y que obviamente pasaban por mis manos antes de ser devueltos a sus generosos propietarios. Así que me gusta echar a volar la imaginación y estoy encantada con que Marvel (y también D.C., por supuesto) haya decidido explotar tan bien el filón de reinventar sus personajes bajo los focos de Hollywood.

No sé si habéis visto la serie. No es la bomba de complicada, es muy entretenida. Uno de los personajes centrales es Skye, una “hacker à la Hollywood” miembro de un movimiento llamado “The Rising Tide”. Lo de los hackers en las películas es una mezcla de ridículo y divertido (nada supera al niño de Jurassic Park y su “¡¡UNIX es fácil!!”). En este caso las escenas de hackers son tan irreales como siempre. La gracia y lo que me hace escribir de S.H.I.E.L.D. aquí es que “The Rising Tide” es más bien un movimiento de derechos civiles en Internet, que defiende el libre y universal acceso a la información, y cuyos miembros sueltan referencias a personas como Aaron Swartz (que en paz descanse, todo sea dicho, tras perder la vida en relación a una depresión profunda en relación con el Establishment estadounidense cayéndole encima con todo el peso posible debido a un “stunt” activista, una simple descarga de “papers” científicos para apoyar la idea de que los resultados de la investigación pagada con dinero público deberían ser de dominio público).

Miniproyecto: tomar el control de tu lector de feeds con TinyTinyRSS y ttrss-mobile

Hace algunos meses Google anunció que cerraba Google Reader. Aunque este cambio no sucederá hasta julio, muchos huimos en desbandada de Google Reader el mismo día que se hizo el anuncio. Aunque gracias a Versvs sabía de TinyTinyRss (gestor de feeds libre que puedes hospedar tú mismo), el lance me cogió ocupada y en lugar de instalar una solución libre y autogestionada como esa, me fui por el lado fácil y migré mis feeds a Feedly. Con este lector he estado unos meses.

No me he acostumbrado. Feedly es muy bonito (más todavía la versión móvil), pero debe de ser que soy antigua y por eso no la entiendo. No, no me refiero a los gestos táctiles, esos me encantan. Me refiero a que me es muy difícil gestionar mi larga lista de feeds y categorías, y que esas versiones premasticadas con lo más interesante del día en lugar de hacerme la vida fácil me dan una sensación de falta de control que me angustia. A muchos Feedly les irá muy bien, a mí no me ha agradado. Además tengo un problema grave de des-sincronización entre el dispositivo móvil y la versión Web. Siempre tengo la impresión de que por mucho que marque artículos como leídos, muchos tienden a reaparecer como pendientes.

En fin, que hace dos noches agarré el toro por los cuernos y me puse a instalar TinyTinyRSS en el host que también alberga este humilde blog. Este artículo será un sencillísimo “How-to”. Para ello primero detallo mis requerimientos (o más bien, cómo utilizaba Google Reader):

  • Gestor de feeds RSS en Web.
  • Gestor de feeds RSS en dispositivo móvil (lo usaba vía el navegador, o sea, Web móvil).
  • Publicación automática de los artículos que marcaba con una estrella. Con If This Then That usaba una receta que publicaba los artículos de Google Reader marcados con una estrella en mi microblog. Allá usando el plug in WP to Twitter, éstos acababan en la red social de los pajaritos latosos.

¡Y la verdad es que me estoy tardando más en escribir este artículo que en hacer la instalación! Estos fueron los pasos.

Instalación de Tiny Tiny RSS

El proyecto tiene un buen Wiki (en inglés) y las instrucciones son muy fáciles de seguir. Básicamente se trata de lo siguiente:

  • Descarga los ficheros de instalación (abajo del todo en la página inicial del Wiki) y descomprímelos.
  • Cópialos al directorio raíz de tu hosting así, tal cual.
  • Crea una base de datos en el panel de control de tu hosting. Yo lo hice con MySQL y va bien.
  • Asegúrate que la versión de PHP que usas en tu hosting es PHP 5.3. Si fuese una versión inferior tienes que actualizar por fuerza.
  • Abre el script de instalación a traves del navegador visitando http://nombre de tu sitio.extensión/tt-rss/install. Tendrás que informar:/
  • ——————- Nombre y host de la base de datos.
    ——————- Usuario de la base de datos.
    ——————- Password del usuario.
    ——————- Path de tu instalación (http://nombre de tu sitio.extensión/tt-rss/).
    ……………….. Clica en la opción de validación de requisitos para la instalación.
    ……………….. Clica para que se actualice automáticamente el fichero de configuración.

    ¡Ya está!

    Valídate por primera vez (admin – password), cambia la constraseña de esa cuenta de administracion y créate un usuario nuevo sin permisos de administración para el uso cotidiano. Asegúrate que dejas marcada la opción de utilizar la API para ese nuevo usuario.

    Si usabas Google Reader, puedes descargarte el fichero de feeds de allá (OPML) e importarlo en TinyTinyRSS (opciones-preferencias-feeds-OPML).

    Tick! Primer objetivo cumplido.

    TinyTinyRSS en Web móvil

    Oooh, para esto me he encontrado en GitHub con una joya llamada ttrss-mobile. Simplemente te descargas la última versión de la herramienta, la descomprimes, la subes al hosting (en una carpeta al mismo nivel que la que has usado para instalar TinyTinyRSS), haces una copia del fichero conf.js.dist y le llamas conf.js, lo abres con notepad o gedit y en él solamente cambias el valor de la variable apiPath si 1. no has llamado tt-rss a la carpeta de tu instalación de TinyTinyRSS, o 2. no has creado la carpeta de TinyTinyRSS en la raíz.

    Seguidamente usas la URL http://tuservidor.extension/carpeta-del-rss-movil, usas tus credenciales para autenticarte y voilà! Todo funciona. Ahí os van algunos pantallazos:

    Esto es lo que se ve nada más te autenticas: lista de categorías.
    categorias

    Haciendo tap sobre una categoría salen los feeds de esa categoría:
    feeds en categoria

    Esta es la pinta que tiene un artículo en ttrss-mobile:
    articulo

    Finalmente, este es el menú contextual:
    menu

    Publicación automática de artículos seleccionados en el microblog

    ¡No tan rápido, chicos! Aún no me ha dado tiempo de hacerlo. Además, a través de Bianka me enteré de la existencia de Huginn, una versión libre de If This Then That, y será lo que utilice para este pequeño proyectito. ¡Será objeto de otro how-to muy pronto! :)

    Adiós a Feevy

    Vía Las Indias me entero que BBVA elimina su servicio Feevy el 20 de julio. Si sois habituales de este blog, notaréis la parte derecha de la pantalla inusualmente pobre y vacía. Ahí es donde aparecía mi Feevy, con los últimos mensajes de mis blogs de referencia.

    Recientemente en breves de la vigi copiaba y pegaba lo siguiente (de Jaron Lanier):

    “The only hope for social networking sites from a business point of view is for a magic formula to appear in which some method of violating privacy and dignity becomes acceptable”.

    (La única esperanza que tienen las redes sociales desde un punto de vista de negocio es que aparezca una fórmula mágica que haga que la violación de la privacidad y la dignidad se convierta en algo aceptable).

    Vamos, que el modelo de negocio de los servicios Web gratuitos no existe más allá de la venta de datos personales, atascarte de anuncios. Y como se ve recientemente que esto no da los resultados esperados, éstos van a desaparecer en masa. Es sintomático que uno de los primeros en eliminar estos servicios gratuitos sea precisamente un banco, están el el ojo del huracán (por razones obvias) y tienen que sanear y cortar donde pueden.

    Un motivo más para apostar por soluciones de software libre y autogestionadas. Cada vez más vale la pena ser autosuficiente.

    Tintero enorme

    Google Googles. Facebook Timeline. Salida a bolsa de la empresa de Zuckerberg. Legislación sobre el derecho al olvido en Internet. Comentarios a favor y en contra, incluídos los de Vint Cerf. Ley Sinde-Wert. ACTA, SOPA, PIPA. Terrorismo de Al Qaeda en Francia y Sarkozy usándolo como excusa para la monitorización de Internet. Los ingleses aprobando legislación similar. Y el colmo: Siri chivándole a Apple todo lo que le soplas al oído en la intimidad… Tantas cosas sobre las que podía haber escrito y no lo hice. ¡Este tintero se me está haciendo enorme!

    Consulta pública sobre Cloud Computing de la AEPD… y nuevo artículo en la Contextopedia

    Vía Destapa el control me entero de que la Agencia Española de Protección de Datos ha lanzado una consulta pública a la ciudadanía sobre los usos del Cloud Computing o computación en nube.

    A medida que avanza la encuesta, la AEPD va mostrando definiciones y explicaciones sobre el contexto, los actores, la legislación, las responsabilidades…

    Como la AEPD es de todos (los que pagamos o hemos pagado impuestos en España), me he permitido la libertad de pegar todo ese material en un artículo de mi (bastante abandonada) contextopedia. Aquí está.

    Tutorial: cómo montar un blog de microposts para complementar un blog más “serio” :) y que además publique tus posts en Twitter

    (c) Alison Spelman 2009
    (c) Alison Spelman 2009

    Hace unas semanas escribí un post con algunos consejos de ámbito generalista para aquellas personas que se preocupen, o al menos inquieten, de su dependencia de las redes sociales de uso habitual. Hoy sigo con el tema, asumiendo que ya tenemos un blog en marcha, para tratar una manera de comunicar concreta: el microblogging, cuyo producto más conocido es Twitter.

    Supongo que a todos nos pasa. Tenemos ganas de comunicar algo (compartir una foto, un momento, un exabrupto, un link) pero ni tenemos la energía de escribir un post de verdad, ni el tema está totalmente alineado con el contenido habitual de nuestro blog, o quizás se trate de algo fruto de la inmediatez y de naturaleza efímera, con fecha de caducidad inminente. ¿Qué hacer? Es muy fácil dirigirse a Twitter o al muro de Facebook, servicios gratuitos y facilísimos de usar, pero a los que cedes demasiado control si dependes totalmente de ellos para gestionar tus comunicaciones, pero donde tienes a un montón de contactos de los cuales no quieres prescindir.

    Tenemos dos problemas aquí.

    1. Podríamos publicar en el blog propio pero no queremos “descafeinarlo” con (digámoslo claramente) “tonterías”.
    2. No queremos perder la audiencia que tenemos en Twitter.

    Y dos oportunidades si implementamos lo que sugiero más adelante.

    1. Podemos retomar control de nuestros micromensajes publicándolos desde una plataforma propia (es decir, desde un blog autogestionado. Llamémosle el “miniblog”).
    2. Podemos propagar lo que publicamos en este “miniblog” hacia Twitter, siempre incluyendo en el tweet un link hacia el “miniblog”. No perdemos la audiencia y, muy importante, habituamos a nuestra audiencia a ver el post completo en el “microblog”. Esto es un poquito misión educativa. Con suerte algún día se les ocurrirá comprobar nuestras actualizaciones del “miniblog” a través de RSS, no de Twitter…

    Dicho esto, manos a la obra.

    Crear un nuevo blog sin tener que crear una nueva base de datos

    En mi hosting tengo un límite al número de bases de datos que puedo usar. Por eso no podía simplemente instalar un WordPress nuevo y a correr.

    Con WordPress hay varias maneras de tener muchos blogs con solo una base de datos. Una, crear una “red de blogs”. Antiguamente esto se hacía con una extensión llamada MU. Desde la versión 3.0, esta funcionalidad está integrada con WordPress, así que no hay que instalar nada, solo configurarlo. En mi caso particular no he podido decantarme por esta opción, porque tiene como prerrequisito que el blog esté instalado en la raíz. Como yo lo tengo en una subcarpeta (http://www.lavigilanta.info/wordpress), puerta cerrada.

    La otra opción viable era esta. Creas una carpeta en tu hosting; copias a ella todos los ficheros fuente de la última versión de WordPress. Editas el fichero wp-config.php recién creado de la siguiente manera:

    En las siguientes líneas pones lo que pone en el wp-config de tu blog original.

    define(‘DB_NAME’, ‘wordpress’); // The name of the database
    define(‘DB_USER’, ‘username’); // Your MySQL username
    define(‘DB_PASSWORD’, ‘password’); // …and password

    ¡¡¡Te aseguras que en la siguiente línea pones un prefijo diferente al de tu blog original!!! Si no haces esto bien, te cargas tu blog principal.. Lo diré otra vez. Haz esto bien o borras tu blog principal.

    $table_prefix = ‘DosLetrasDiferentesAwpPorFavor_';

    Finalmente llamas al instalador a través del navegador, con la siguiente dirección: http://tuhosting/carpeta-del-microblog/wp-admin/install.php

    Ya tienes el blog creado.

    Utiliza una plantilla (o tema) muy ligerita, para que postear / contestar sea muy parecido a como se hace en Twitter

    Para esto, WordPress tiene un tema genial llamado P2. Instalarlo no podía ser más fácil. En el panel de administrador de tu nuevo blog, vete a “Appearance”, clica en Temas, clica en la pestaña Instalar tema. En la caja de búsqueda tecletea P2. De ahí en adelante sigue las instrucciones de pantalla. Es verdaderamente fácil.

    Haz que tus posts en el “microblog” se envíen automáticamente a Twitter

    Se entiende que tienes una cuenta de Twitter ya creada. Para hacer esta integración solamente hay que instalar un plugin en WordPress, configurarlo con cierta información de tu cuenta de Twitter, hacer un par de ajustes para que sea más fácil de utilizar, y listo. Hay muchos plugins para forzar la publicación en Twitter, yo me he decantado por WP to Twitter heurísticamente (o sea, a ojo): de los plugins que existen para WordPress para esto, es el que tiene la documentación más trabajada y además (rankismo, ya sé…) es el que tiene mejor puntuación de sus usuarios.

    En fin, instalarlo es muy fácil: en la consola de administración del blog, te vas a Plugins (el icono del enchufe), clicas en Añadir nuevo, buscas WP to Twitter, y sigues las instrucciones de pantalla. También por el menú plugins lo activamos. Ahora toca configurarlo.

    Te vas a Settings > WP to Twitter.

    En una sola pantalla se te pregunta todo y se te dan todos los links que necesitarás para recopilar la información que te está pidiendo el plugin para funcionar bien.

    Primero lo primero: la información de Twitter. Conceptualmente es así: primero tienes que avisar a Twitter de que tienes una aplicación que quiere interactuar con él, en esta página. Le das nombre, le dices si el acceso será de lectura solo o de lectura escritura (esta última es la buena) y seguidamente Twitter te da una serie de claves y tokens. Las copias todas en el sitio que toca de la configuración del plugin.

    Luego viene la configuración básica. Aquí indicas en qué circunstancias quieres que se envíen posts a Twitter, y qué formato han de tener esos tweets. Después de unas cuantas pruebas, lo que mejor funciona para mí es: solamente dejar como marcada la opcion de actualizar cuando se crea un post. También he cambiado el formato de esa opción. Lo he dejado así: #post#… #url# que quiere decir: inserta el contenido del post (todos los caracteres que puedas), después pon puntos suspensivos (porque seguro que me truncas el contenido) y seguidamente incluye el link al post en el “microblog”.

    Ese link nos lleva al siguiente bloque de configuración del plugin: el acortador de URL’s. Yo uso bit.ly, tengo cuenta ahí; simplemente he seguido las instrucciones de pantalla para averiguar mi API de desarrollador en bit.ly, y la he informado donde corresponda.

    Finalmente, he limitado las categorías para cuyos posts quiero que se envíen automáticamente tweets. Creé una categoría llamada “twitter”, que además la he marcado como categoría por defecto de todos mis posts en el microblog, y es esta la que selecciono aquí.

    Y para publicar con el SmartPhone, ¿qué?

    Eso es muy fácil. WordPress ha publicado una app gratuita para iPhone y Android llamada… WordPress. Es cuestión de bajársela de la app store correspondiente. Una vez instalada, solo hay que dar de alta un blog en el que publicar desde el teléfono. Se tiene que seleccionar la opción de Añadir WordPress.org propio, dar la URL, nombre de usuario y contraseña, y darle a Guardar.

    (Si nos sale un mensaje de error conectando a través de XML-RPC, en él está la solución. En un navegador, escribid la URL que os dan en el mensaje de error para subsanarla, y en la página que se abre seleccionad que se acepten actualizaciones remotas por ese protocolo)

    Esta aplicación es potente y facilísima de usar. Cuando das de alta el blog, puedes elegir enviar en cada post que crees desde el teléfono tus datos de geolocalización. No es algo que a mí me entusiasme, pero entiendo que hay personas que quieren añadir esa información cuando twittean desde la calle y es una funcionalidad que no están dispuestos a perder. Y si lo que quieres es compartir una foto, es igual, o incluso más fácil, que hacer lo mismo con la app de Twitter para SmartPhone. Desde el punto de vista de la usabilidad, o de la vagancia, no hay razón para postear con la app de Twitter en lugar de con la app de WordPress. Es extraordinariamente amigable.

    ¡Ya está!

    Resultado final

    Si todo va bien, el resultado ha de ser algo como esto:

    Microblog como lo ve tu audiencia
    El microblog tal y como lo ven tus lectores
    El microblog tal y como lo ves tú
    El microblog tal y como lo ves tú. Facilísimo postear directamente desde ahí.

    Cosas que le pediría al plugin WP to Twitter

    Veo que es posible configurarlo para que utilice las categorías como hashtags de Twitter, es decir, que si un post es de una categoría (máximo hasta 3 categorías) ésta aparezca en el tweet automático como un hashtag.

    Puesto que con P2, desde la pantalla inicial (ver captura de pantalla arriba) no es posible indicar la categoría, y también por el uso más informal que damos muchos a los hashtags de Twitter (yo he usado cosas como #nopuedocreerquenolohayaninventado, por ejemplo), lo que me gustaría es poder incluir el tag del post WP como hashtag en su correspondiente tweet.

    Conclusión

    Un par de horas de trabajo, y qué cosa más potente nos hemos sacado de la chistera. Verdaderamente estamos viviendo una época privilegiada. Jamás ha habido tanto conocimiento, ni tantos recursos a nuestro alcance. Es verdaderamente nuestra responsabilidad saber utilizarlos y utilizarlos bien.

    Amazon y Correos, historia de un desencuentro

    logo de amazon.es
    Hace unas semanas, Amazon al fin aterrizó en España y abrió sus puertas en amazon.es. Al llegar casi 14 años después de la puesta en marcha de su primera filial en Europa,, están muy trillados los estudios del impacto que esta empresa tiene en varios sectores de actividad (libreros; empresas de logística o de paquetería, como quieran llamarlas) y se entiende, sin lugar a dudas, que para el segundo el volumen de negocio sube (ahí va un estudio de la OCDE sobre el tema).

    Diríase que en España esa empresa paraestatal que es de todos, Correos, se habría preparado para atraer parte de todo ese nuevo tráfico. Porque incluso si no pueden ajustarse a los precios que dicta un cliente con mucha fuerza (Porter’s 5 forces!) y hacerse cargo de parte o todos los envíos de Amazon.es, seguro que podrían beneficiarse del trasiego de paquetes que el asunto de las devoluciones está generando. En el imaginario popular, Correos es más barato que las empresas mensajeras, y la capilaridad de su red de oficinas desde luego hace que sea más accesible a los particulares que tienen que hacer envíos hacia el centro de devoluciones de Amazon.

    ¿En la realidad? Ahí va mi experiencia personal.

    Ubicación: oficina de Correos de mi barrio.

    Yo: Quiero mandar este paquete certificado.
    Funcionaria de Correos (FC): Pues veo que en la etiqueta de destino que has puesto hay un código de barras (el que requiere Amazon para que la devolución se procese eficientemente). Te lo tengo que tachar para que no se confundan los que manipulan el paquete.
    Yo: Pero esto es ridículo. Un empleado de Correos es capaz de distinguir un código de barras de Correos de algo que aparece en la etiqueta que claramente ha pegado el remitente.
    FC: Tú haz lo que quieras, pero puede haber problemas y se pierden paquetes por esto, conste que te he avisado.

    Y la FC en cuestión no es mala persona, ni tiene mal talante, ni es inflexible, ni nada de eso. Ella en base a su experiencia diaria quería ayudar. Mi paquete se puede perder. Solamente me avisa.

    Pero, ¿y sus jefes? ¿Los ejecutivos, responsables de cuenta de resultados que deberían estar como locos intentando generar más negocio? ¿No han visto que esto es una “mina”? ¿Por qué no exigen a los “process owners”, jefes de logística y demás, que revisen sus procesos internos para asegurar que no van a “tropezar” con un tipo de servicio que puede convertirse en un buen porcentaje de su actividad? ¿No piensan moverse ni un ápice para asegurar que estos miles y miles de nuevos clientes tengan una buena experiencia con el servicio, aunque sean clientes ocasionales? ¿De qué va esto?

    La respuesta esté probablemente aquí. Están demasiado ocupados mirándose el ombligo ¿o quizás creen que Libranda “es la tienda eCommerce que revolucionará este sector en España? ¿Amazon? ¿Amazon Who?