Archivo de la categoría: Tecnología

(2011) iPad: ¿éxito abrumador o fenómeno preocupante?

Publicado en periódico El Azotador (Xochimilco, Ciudad de México) en 2011:

Nuestros lectores recordarán el entusiasmo con el que les hablamos en ocasiones anteriores sobre el lanzamiento de productos de Apple que consideramos tan innovadores, que de hecho representaron un antes y un después en su categoría, como su famoso teléfono iPhone. Hace unos meses, Apple volvió a sacudir el mercado con la introducción de su dispositivo “tablet”, el iPad, una especie de computadora portátil sin teclado, del tamaño de un papel tipo carta, y cuya pantalla proporciona una resolución y calidad de imagen no vista hasta la fecha en aparatos para el consumo masivo, pero este hecho no produjo un artículo entusiasta por nuestra parte. Esto no es un hecho fortuito.
Efectivamente, el iPad incorpora tecnología no vista hasta la fecha. Su lanzamiento comercial en abril de 2010 fue un éxito, provocando el pánico habitual y las coloridas y pintorescas filas nocturnas a la puerta de sus establecimientos, puesto que todos los auténticos fans de Apple quieren ser los primeros en poseer sus inventos, y el índice de ventas no deja de subir, colocándose por encima de los 20 millones a nivel mundial desde su lanzamiento hasta fin de año. ¿Por qué, pues, no nos gusta a los expertos?
Los “tablets”, u ordenadores estilo pizarra, sin teclado, suponen un cambio de paradigma en la computación personal y en el uso de Internet. La red de redes, la Web, nació como una plataforma para compartir información (científica en su origen, pues se inventó en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas en Suiza, pero de toda índole una vez todos comenzamos a utilizarla), las computadoras domésticas han servido para que millones de personas generen contenidos: ya sea haciendo la tarea de la escuela, escribiendo los eventos del mes en el boletín enviado a sus familiares que viven lejos, compartiendo una foto de los sobrinos para la tía que vive en otro continente. Todo ello acciones que requieren de un mecanismo cómodo para introducir información, para escribir, es decir: un teclado. El iPad también se podría definir como una laptop a la que precisamente le han arrancado dicho dispositivo. El resultado: una bellísima y capaz computadora que sirve principalmente para convertir a su propietario en un objeto pasivo, en un mero consumidor de entretenimiento. Si tienen ocasión de convivir con personas que posean un iPad, obsérvelos: en un 95% de las ocasiones estarán viendo una película.
Si esta tendencia prospera, y las personas solamente usan la Red para idiotizarse, perderemos una oportunidad única para la generación y compartición de conocimiento. Internet se convertirá en una burda copia de los sistemas tradicionales de comunicación masivos (radio y principalmente televisión) en cuanto unos pocos son los que deciden los contenidos que pueden ver los demás. Perderemos la libertad de decidir qué queremos y qué no queremos ver, de qué manera nos queremos informar… y además quitaremos el potencial de poder de la información que la estructura variada y distribuida de Internet nos podría conceder, y se la devolveremos a los grandes grupos de la comunicación, que gustosamente continuarán ejerciéndola.
Es por esto que el éxito de un nuevo producto novedoso que incorpora innumerables desarrollos tecnológicos como es el iPad se nos antoja un fenómeno preocupante.

Del InterNot of things (IøT) al We put a chip on it!

Esto sí es una fiebre incontrolable, la Internet de las Cosas. La semana que viene tendremos el congreso mundial aquí en Barcelona. Espero que la ciudad se llene de carteles y que esto crezca más que el Mobile World Congress.

Mientras tanto yo me río con la contra-cultura que surge:

InterNot of Things (IøT) del cual un célebre precursor fue ProtecciónRFID, ehem…

El divertidísimo “We put a chip in it” para medir las tonturas que se están haciendo en el área. ¡Todo ello es cierto!

Quantified self en manos de tu jefe, no es una buena idea

Ojo, que por aquí nos viene un peligro más que evidente de control del individuo por parte de su empleador, siempre a favor del segundo.

http://www.bloomberg.com/news/articles/2015-08-12/wearable-biosensors-bring-tracking-tech-into-the-workplace

Ojo, yo uso wearables para auto controlar mi estrés y saber retirarme a tiempo de una reunión / conversación que le esté haciendo daño a mi mente y a mi cuerpo. Estoy muy lejos de ser una neo ludita. Pero estas tecnologías en manos de los empleadores son para tratar a los empleados como “recursos humanos” y optimizarlos a corto y tirarlos a la basura cuando se rompan.

Mucho ojo, por tercera vez.

Cuttlefish en Ubuntu 14.04

Andaba haciendo algo de limpieza en el hosting y me di cuenta que años ha había instalado MyTinyTodo como gestor de tareas libre y autogestionado. Ya saben que hace un par de años nos dio por la Indie Web. No crean que dicha herramienta cayó en desuso por haberme pasado a EverNote y su simpático elefantito. Más bien se ha tratado de una mezcla de vorágine laboral (y en ese contexto no puedo usar ninguna de las dos opciones sino una corporativa que no funciona) y de uso de libretas tangibles y analógicas. En fin, sorpresas da la vida y en este caso me he encontrado al menos dos en forma de tareas pendientes de realizar. Una de ellas ha sido la película 55 days in Peking (1963), pendiente de ver y totalmente olvidada más de 600 días. La otra ha sido una tarea críptica y misteriosa que rezaba:”Instala Cuttlefish”.

Picada por tal misteriosa instrucción, me he puesto a hacer un par de búsquedas.

Cuttlefish es una deliciosa herramienta para Ubuntu que sirve para implementar “reflejos”, entendiendo por estos a los pares “estímulo – reacción”. Piensen en el martillito que golpea la rodilla que hace que se mueva el pie. Una especie de If This Then That pero para el ordenador.

Lo he instalado siguiendo estas instrucciones. Me he inspirado en este post y por supuesto en el vídeo introductorio de Alex vBK (el creador de la herramienta) y en cuestión de segundos he podido crear unas cuantas recetas curiosas.

Selection_005

Lo recomiendo encarecidamente.

No existe la nube. Simplemente estás usando el ordenador de alguien

Hoy me he encontrado esta pegatina súper bonita y totalmente cierta.

there is no cloud

La traducción es el título de este post.

Estoy por pedirme unas cuantas. Es algo que todo el mundo debería comprender. Y los que ya lo comprendíamos, deberíamos tenerlo siempre presente. Antes de postear algo, antes de compartir algo en una red social, deberíamos reflexionar: ¿Estoy segura que quiero regalar esta información a alguien más?

Libro: Contra la seguridad. Nos estamos equivocando en aeropuertos, transporte público y otros lugares con riesgo ambiguo

He leido la revisión de la revisión de este libro y tiene pinta de que va a ser interesante.

Against Security: How We Go Wrong at Airports, Subways, and Other Sites of Ambiguous Danger trata el tinglado de seguridad (o teatro de la seguridad en palabras de Bruce Schneier) pero desde el punto de vista de la psicología.

Resumen en una frase: a los no iniciados todos esos scanners les hacen sentir más seguros, lo cual es malo, pero peor es cuando los agentes de seguridad se acaban creyendo ellos mismos su mentira y dejan de usar mecanismos de investigación más efectivos.

A la lista de lectura de estas vacaciones de Semana Santa

París, enero 2015, MI5 y El Jueves

París, enero 2015. Dos individuos armados hasta los dientes asesinan a 10 humoristas y 2 policías. Por otro lado, otro individuo igual de armado asesina a una policía y después se atrinchera en un supermercado kosher y asesina a cuatro compradores. Todo ello en nombre de su dios y una guerra santa que se han inventado.

No pasan 2 días que escucho en la BBC que el MI5, los servicios secretos británicos, piden al ejecutivo que se les amplíen los poderes para interceptar comunicaciones de civiles para poder proteger a la población.

Menos mal que siempre nos quedará El Jueves para inyectar algo de sentido común.

B7wBJffCYAAO3i0