Quantified self en manos de tu jefe, no es una buena idea

Ojo, que por aquí nos viene un peligro más que evidente de control del individuo por parte de su empleador, siempre a favor del segundo.

http://www.bloomberg.com/news/articles/2015-08-12/wearable-biosensors-bring-tracking-tech-into-the-workplace

Ojo, yo uso wearables para auto controlar mi estrés y saber retirarme a tiempo de una reunión / conversación que le esté haciendo daño a mi mente y a mi cuerpo. Estoy muy lejos de ser una neo ludita. Pero estas tecnologías en manos de los empleadores son para tratar a los empleados como “recursos humanos” y optimizarlos a corto y tirarlos a la basura cuando se rompan.

Mucho ojo, por tercera vez.

El Partido Pirata alemán se desmorona

Buen artículo de J. Marcos y M. Ángeles Fernández sobre el estado actual del Partido Pirata alemán, en El País.

Resumen: la fragmentación y la inexperiencia están acabando con ellos. Solamente les quedan dos bastiones: la eurodiputada Julia Reda (que está haciendo buena labor en Bruselas) y la representación en Berlín (que se está dedicando a sacar los colores a los gestores del nefasto proyecto del nuevo aeropuerto de la ciudad).

¿Qué pensáis que deban hacer? ¿Perseverar (presentarse a la siguiente ronda de elecciones) o pivotar (unirse a algún nuevo partido tipo Podemos -Die Linke-)?

Cuttlefish en Ubuntu 14.04

Andaba haciendo algo de limpieza en el hosting y me di cuenta que años ha había instalado MyTinyTodo como gestor de tareas libre y autogestionado. Ya saben que hace un par de años nos dio por la Indie Web. No crean que dicha herramienta cayó en desuso por haberme pasado a EverNote y su simpático elefantito. Más bien se ha tratado de una mezcla de vorágine laboral (y en ese contexto no puedo usar ninguna de las dos opciones sino una corporativa que no funciona) y de uso de libretas tangibles y analógicas. En fin, sorpresas da la vida y en este caso me he encontrado al menos dos en forma de tareas pendientes de realizar. Una de ellas ha sido la película 55 days in Peking (1963), pendiente de ver y totalmente olvidada más de 600 días. La otra ha sido una tarea críptica y misteriosa que rezaba:”Instala Cuttlefish”.

Picada por tal misteriosa instrucción, me he puesto a hacer un par de búsquedas.

Cuttlefish es una deliciosa herramienta para Ubuntu que sirve para implementar “reflejos”, entendiendo por estos a los pares “estímulo – reacción”. Piensen en el martillito que golpea la rodilla que hace que se mueva el pie. Una especie de If This Then That pero para el ordenador.

Lo he instalado siguiendo estas instrucciones. Me he inspirado en este post y por supuesto en el vídeo introductorio de Alex vBK (el creador de la herramienta) y en cuestión de segundos he podido crear unas cuantas recetas curiosas.

Selection_005

Lo recomiendo encarecidamente.

Diálogo con Cory Doctorow en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona

El sitio donde había que estar el miércoles pasado a las 19 horas era el @cececebe de Barcelona, en la cuarta planta, sala Mirador. Un espacio que hace honor a su nombre con chorros de luz natural y vistas a las cúpulas y las azoteas que coronan el barrio del Raval. Una sala horizontal, con pocas filas de butacas muy alargadas que rodean un pequeño escenario. La intención es potenciar la proximidad abrazando, no asfixiando, al presentador.

¿El motivo para estar allá? La charla con Cory Doctorow que forma parte de Kosmopolis.

Cory está sentado en el alféizar del ventanal, conversando animadamente con todo aquel que quiera acercarse a saludarlo. Por pura casualidad acabo de ver The Internet’s Own Boy. Pese haberme leído casi todas sus obras de ficción y tenerlo presente a diario por obra y gracia de su timeline de Twitter, nunca se me había ocurrido buscarlo en youtube, vimeo, etc., así que hasta hace apenas una semana no tenía ni idea de cómo habla, cómo se mueve, cuál es su presencia más allá de la foto tamaño DNI que decora la contraportada de sus libros. Si digo que es “igualito que en la peli” me pareceré a mi sobrina Andrea, que es fanática de One Direction, pero es cierto, y yo me fijo en, aunque no me dejo guiar por, esos detalles (mi sobrina Andrea tampoco). Su imagen está muy pulida: camiseta pirata, recién afeitado, corte de cabello de cepillo, calcetines de rayas de colores, zapatos veganos. Habla informalmente sobre montones de cosas a la vez. Me llama la atención la conversación sobre algoritmos de “profiling” con sesgo. Menciona en lenguaje comprensible para todos algo que los que saben de calculo numérico o machine learning identificarían como una función de optimización que converge, e inmediatamente se pone a diseccionar las implicaciones sociales de dicha propiedad matemática: si los polis creen que los malos son los pelirrojos, acabarán persiguiendo solamente pelirrojos. Mi mente dice, ¡wow!, ¡súper wow! y eso que la charla ni siquiera ha comenzado.

Cory es tremendamente inteligente y aúna una capacidad brutal de reflexionar y de aunar conceptos aparentemente inconexos con la velocidad del rayo a la que habla un inglés agradable, claro y florido. Es un conversador nato muy acostumbrado a hacer asequibles conceptos muchas veces complejos o poco conocidos. Además es muy amable y considerado con respecto al público, a quien él trata como personas individuales que han decidido invertir su tiempo libre en escucharle. Incluso en medio de la charla, si se daba cuenta que le ibas a hacer una foto, te regalaba largos segundos hablando mirándote para que la foto te saliese bien, hacía contacto ocular con los que ocupábamos las primeras filas, etc.

Los cuarenta y cinco minutos de la charla pasaron en un instante. Hablamos de privacidad, de derechos humanos, de copyright, de utopías, distopias, el rol del escritor de ciencia ficción, de algunas de sus novelas (Little Brother, Homeland, For The Win, Makers, Pirate Cinema) y de la recién publicada novela gráfica In Real Life. En el turno de preguntas estableció un curioso criterio (preguntas alternadas de hombres y mujeres, cualquier persona que se identifique con otro género puede participar en cualquier momento). Se acaban las preguntas. Pasamos al “mingling”. Los que queremos lo saludamos, le damos la mano, las gracias, él nos regala sonrisas, comentarios siempre atinados, autógrafos y selfies. Por las caras del resto de asistentes intuyo que se van a casa tan felices como yo.

Tan feliz salí, que tras 10 años publicando en este blog, mi encuentro con Cory Doctorow es la efeméride que marca la primera vez que aparece mi cara aquí :)

eva y cory

No existe la nube. Simplemente estás usando el ordenador de alguien

Hoy me he encontrado esta pegatina súper bonita y totalmente cierta.

there is no cloud

La traducción es el título de este post.

Estoy por pedirme unas cuantas. Es algo que todo el mundo debería comprender. Y los que ya lo comprendíamos, deberíamos tenerlo siempre presente. Antes de postear algo, antes de compartir algo en una red social, deberíamos reflexionar: ¿Estoy segura que quiero regalar esta información a alguien más?

Libro: Contra la seguridad. Nos estamos equivocando en aeropuertos, transporte público y otros lugares con riesgo ambiguo

He leido la revisión de la revisión de este libro y tiene pinta de que va a ser interesante.

Against Security: How We Go Wrong at Airports, Subways, and Other Sites of Ambiguous Danger trata el tinglado de seguridad (o teatro de la seguridad en palabras de Bruce Schneier) pero desde el punto de vista de la psicología.

Resumen en una frase: a los no iniciados todos esos scanners les hacen sentir más seguros, lo cual es malo, pero peor es cuando los agentes de seguridad se acaban creyendo ellos mismos su mentira y dejan de usar mecanismos de investigación más efectivos.

A la lista de lectura de estas vacaciones de Semana Santa

Tecnologías de la información y la comunicación, libertad individual, derecho a la privacidad. ¿Cómo lograr que los avances en lo primero no afecten negativamente ni a lo segundo ni a lo tercero?